Etiqueta Ecológica

En Como Incinerar la Grasa estamos preocupados por tu bienestar, porque consigas el cuerpo y la figura que deseas, pero también en que lo hagas de una manera saludable y, en este sentido, es muy importante la calidad del producto con que te alimentas. 

En muchas ocasiones se ha criticado a la llamada "alimentación industrial" de perjudicial para la salud. Sin que vayamos a defender la calidad de la misma, lo que es innegable es que este tipo de alimentación, las empresas que la producen y el proceso de elaboración están sujetos a controles sanitarios superiores a cualquier otra, con lo que podemos concluir que tenemos mayores garantías médicas sobre que son aptas para el consumo.

Tomates - Como Incinerar La Grasa
Como decimos son aptas para el consumo, pero la calidad del producto no tiene porque ser la mejor. Para la obtención de estos productos rentables, se recurre a alimentaciones, a abonos, a insecticidas, etc., a productos que dejan huella en el alimento que consumimos y que al final entra en nuestro cuerpo. 

Por ello es cada vez mayor el número de personas que optan por una alimentación natural, una alimentación ecológica libre de este tipo de tratamientos, una alimentación de alta calidad en el producto consumido. 

Hoy en día es cada vez mas fácil encontrar este tipo de productos en su mercado local o en la tienda de su barrio. Si tenemos problemas en encontrarlos en nuestro lugar de residencia, la solución se encuentra en una búsqueda rápida por Internet. Las administraciones han creado una serie de etiquetas ecológicas para identificarlos. 

Etiqueta Ecológica: Problemática.


Este tipo de productos tienen el problema que su nivel de producción, esto es: la producción de los productos ecológicos es menor que la producción con otro tipo de sistemas: 

  • Cuando hablamos de tomates, la naturaleza hace que esta planta se desarrolle y produzca su fruto una vez al año, para incrementar la productividad los tomates se plantan en invernaderos que pueden dar 4 o 5 cosechas al año. Para incrementar la productividad estamos forzando la naturaleza a producir lo que no es natural. 
  • Cuando hablamos de animales, la producción de carne en prados abiertos con animales corriendo semi-libres es mucho menor que la que tendremos en granjas con animales cerrados alimentados con piensos de engorde, aunque la calidad del producto se verá afectada. 

El problema de la baja producción repercute en el precio y aquí es donde nos encontramos con empresarios poco morales y con la debilidad de la etiqueta ecológica.

La etiqueta ecológica debería garantizar que los productos que las llevan no tienen sustancias químicas sintéticas, antibióticos, hormonas, etc., y que en su elaboración no se ha utilizado la ingeniería genética. Pero por desgracia, este etiquetado no significa lo mismo en los distintos países y los productos no siempre tienen que cumplir las mismas condiciones para llevarlas. 

Algunos productores aprovechan estos vacios legales para introducir productos en los que sólo una parte pequeña puede catalogarse como ecológica y así ofrecen precios menores atrayendo a consumidores que creen estar consumiendo productos ecológicos cuando, en realidad, no lo hacen. 


Sin entrar en la vieja discusión entre los defensores de la producción ecológica, como único medio de preservar el medio ambiente, y los defensores de los métodos de producción no ecológicos, como única manera de alimentar a la población actual, lo que está claro es que cuando nos planteamos Cómo Incinerar La Grasa, nuestra principal preocupación debe ser nutrir a nuestro cuerpo con la mejor alimentación posible. 

En el tema del gasto, el que cada vez hayamos más personas que prefiramos este tipo de producción, hace que los costes cada vez sean menores y, por tanto, más asequibles. Aunque aún siguen siendo elevados, debemos valorar si la diferencia de precio compensa la diferencia de calidad. 

Para tener una mayor garantía de que el producto que estamos adquiriendo es ecológico podemos añadir la inteligencia a la hora de comprar: deberemos asegurarnos que los productos no sólo incluyan la etiqueta ecológica si no la de producto 100% ecológico y en el caso de productos de temporada, cogerlos sólo en su temporada de maduración - piense que, con una producción ecológica, sólo en esta temporada están disponibles-.